ASPEC planteó suspensión de clases durante el resto del año escolar 2020

ASPEC plantea al Gobierno evaluar diversas medidas como la suspensión de clases presenciales durante el resto del año escolar

La pandemia que enfrentamos va a cambiar de muchas formas el sistema en el que nos hemos acostumbrado a vivir. Los especialistas refieren que al menos durante este año, y hasta la obtención de la vacuna, medidas de prevención como el distanciamiento social continuarán. En consecuencia, es imperativo que se realicen cambios, muchas veces radicales, para asegurar derechos básicos en tiempos del COVID-19 como es el de una educación de calidad.

En este sentido, y considerando que la actual crisis sanitaria no permitirá la asistencia a clases presenciales en el corto plazo, la ASPEC solicita al Ministerio de Educación que considere la posibilidad de suspender las clases presenciales durante el resto del año escolar. Se trata sin duda de una medida extrema pero que, a la luz de lo que viene ocurriendo, no puede descartarse en aras de prevenir contagios y salvar las vidas de familias enteras pues resulta evidente que el distanciamiento social es la medida más efectiva para frenar la propagación del coronavirus COVID-19.

Concurrentemente, ASPEC ha identificado algunos temas críticos que deben ser abordados de inmediato por el MINEDU a fin de mejorar los niveles de calidad de la educación a distancia:

1. Inversión pública: Se debe asegurar que los alumnos dispongan de los recursos suficientes para acceder a plataformas virtuales. En virtud de ello, el MINEDU debe replantear la asignación de los recursos de su presupuesto hacia la educación a distancia para lo cual tendrá que priorizar: a) La compra y distribución de dispositivos electrónicos que aseguren que los alumnos puedan seguir el curso escolar; y b) La capacitación de la planta docente en cuestión de días en el uso de las herramientas tecnológicas necesarias para el dictado de clases.

2. Conexión: Una educación a distancia necesita de acceso suficiente y adecuado a internet y cable. El Ministerio de Transportes y Comunicaciones, el MINEDU y el OSIPTEL deben trabajar juntos para asegurar que dichos servicios lleguen de manera equitativa y con la misma calidad a todos los hogares del territorio peruano.

3. Fiscalización: Las UGEL, en coordinación con el INDECOPI, deben vigilar y atender los reclamos de los padres de familia de manera oportuna empezando por la obligación de los centros educativos privados de presentar sus respectivos “Planes de Recuperación” a las correspondientes Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL), como máximo hasta el pasado lunes 23 de marzo del 2020.

4. Pensiones: La prohibición de dictar clases presenciales dispuesta por el Gobierno demostró claramente que los centros educativos no estaban preparados para impartir clases a distancia de manera aceptable y por ello los padres de familia consideran que el servicio es deficiente y que, por ende, el costo debería reducirse proporcionalmente. Los colegios deberían admitir esta realidad de una vez por todas y no persistir en su posición de que cuesta lo mismo una clase presencial que una “virtual”. Por ello los exhorta una vez más a mostrar su estructura de costos para justificar lo que sostienen.

.