Crisis política afecta gobernabilidad: ¿gobierno regional o torre de babel?

El bisnieto de Noé llamado Nemrod, dijo en esos tiempos: ‘¡Vamos! Hagamos una ciudad y una torre tan alta que su parte de arriba llegue a los cielos. ¡Entonces seremos famosos!’ Querían honor para sí, no para Dios.

Nemrod quería mantenerlos juntos para él poder gobernarlos. Por eso, ¿saben lo que hizo? Les dijo que hicieran una ciudad y una gran torre en ella. A Dios no le gustaba Nemrod. Por eso Dios hizo que la gente dejara de hacer la torre. ¿Sabes cómo lo hizo? Hizo que de repente las personas hablaran diferentes lenguajes, en vez de uno solo. Ya no se entendían los unos a los otros. Por eso su ciudad llegó a llamarse Babel, que quiere decir “Confusión.”

Y esto parece suceder en la gestión regional de Ricardo Chavarría. Lo que nació como una esperanza se ha convertido en una pesadilla, de tal forma que el slogan de ‘honestidad’ se ha transformado en ‘injerencia familiar crónica’, que ha generado una crisis interna de la cual Chavarría es incapaz de salir.

Y es que darle poder a ‘asesores’ sin brillo ni experiencia ha convertido en esta gestión en una ‘torre de babel’ en la que nadie habla un solo ‘lenguaje’ y que solo buscan ‘honor para sí’. Las pugnas por el poder, el desacierto en elegir funcionarios, y sobre todo la incapacidad de liderazgo tienen en una crisis casi insalvable al GORE.

Tres (3) cambios en la Gerencia General, cuatro (4) en la Dirección Regional de agricultura, (3) en Educación, dos (2) en transportes y Desarrollo Social, etc, en menos de 8 meses, son solo muestra de incapacidad. En muchos casos salieron los que nunca debieron salir, y se quedaron (Turismo, Minas, Producción, Diresa) lo que debieron de salir.

No se puede ocultar que existe una crisis institucional por la inoperancia del gobernador regional, por la falta de liderazgo en la gestión administrativa, el lento avance presupuestal en ejecución de proyectos (19,9%), la designación de más de 22 funcionarios de confianza que no cuentan con el perfil, y más que nada por el poder otorgado a seudos asesores(as), con peor capacidad y análisis que el propio gobernador.

Si a eso le añadimos la ambición externa con denuncias y anuncios de movilizaciones sindicales con sesgos políticos, más un sinnúmero de denuncias penales en contra de él y sus funcionarios, y que aunque ustedes no lo crean salen del interior del Gobierno Regional, estamos frente a un panorama nada alentador para Chavarría.

De lo que suceda en los próximos días, dependerá mucho del manejo administrativo que puedan dar los pocos cuadros técnicos que aún quedan en el Gore, pero bastará una sola denuncia por direccionamiento en las licitaciones por millones de soles, para sepultarlos en menos de 8 meses de gestión. Esto recién comienza. Dios los coja confesados. La paciencia es nuestra mejor virtud.

Fuente: Prensa Huacho – P Luis Loarte

.