Los presos de los penales de Lurigancho y Canto Grande, lugares donde podría ser internado César Alva, asesino de la niña hallada carbonizada en San Juan de Lurigancho, lo amenazan de muerte.

Familiares de los reclusos informaron que mediante llamadas telefónicas que César Alva, “pagará con su vida todo el sufrimiento que le hizo pasar a la niña”.
Según información del diario, la esposa de un recluso de Lurigancho, aseguró que en este centro penitenciario ya lo estarían esperando. “Así lo quieran proteger en una zona aislada, de todas maneras van a llegar a él. Su vida ya no vale nada”, afirmó la mujer.
 tt
.
Huachoenlinea