Leyendas Huachanas : El tesoro de Peralvillo

Por los años 1960 aproximadamente, el señor Misael Collantes, que en ese entonces contaba con 16 años de edad, solía pasar siempre por la capilla de Peralvillo (Hualmay) a encontrarse con su enamorada y en una de esas noches se dio con la sorpresa de que en la capilla y parte aledaña alumbraba una luz radiante que iluminaba todo el ambiente y ademas notó que había cantidad de personas, una banda de músicos, castillos armados, dándose la idea que había alguna celebración religiosa y él siguió su camino acostumbrado.

No bien había avanzado 50 metros, se le ocurrió voltear para mirar nuevamente el ambiente, pero ¡oh sorpresa! No había nada, todo estaba oscuro.

Sumamente nervioso e intrigado empezó a correr lo más que pudo con dirección a Cruz Blanca, pero en su subconsciente parecía que retrocedía en ves de avanzar, perdió la noción del tiempo y presa del cansancio cayó desmayado, nada menos, en la plazuela de Cruz Blanca.

Pasado varias horas fue encontrado por algunos amigos en muy mal estado, no daba razón de nada y en esas circunstancias ayudándose cada quien se retiró a sus domicilios.

Después de algún tiempo Dn. Eleuterio Meza Guerrero, compró ese lugar para instalar un grifo de combustible. Un ingeniero tuvo a cargo la dirección del trabajo y al cavar los trabajadores encontraron dos baúles repletos de oro. El profesional al abrir el baúl fue presa del antimonio, y al poco tiempo murió.

La creencia de los pobladores de esta zona, es que la suerte favoreció a Sr. Eleuterio Meza y fue motivo para que su empresa de grifos creciera con el tiempo.

TESORO

.
Huachoenlinea