En algunas calles del Centro de Lima, la Policía Nacional ha iniciado de manera aleatoria la revisión de celulares a los transeúntes para detectar si son robados o no.

Las críticas. Este procedimiento, con el que se busca reducir la compra y venta de estos teléfonos, ha sido criticado por los usuarios.

“Abuso de autoridad”, “no tienen derecho para sacar el celular del bolsillo”, son las reacciones de algunas personas que expresaron su malestar. Algunos aseguraron que la revisión incluyó el material personal que está en los móviles.


Las penas por la compra de teléfonos robados puede llegar hasta a los seis años de cárcel por delito de adulteración o receptación de terminales de comunicación.


Ante estas denuncias, el ministro del Interior Carlos Basombrío respondió:

El proceso. “No deben revisar (el material de los teléfonos), solo preguntar si desean saber si es robado. Ya se corrigió exceso de entusiasmo”, escribió.

En otros mensajes explica que no hay problema si el celular es revendido o regalado. Solo se procederá al traslado a una comisaría si se encuentra que el propietario posee un teléfono reportado como robado.

LOS PASOS A SEGUIR

El procedimiento que inició la mañana de este lunes consiste en que el policía pide el DNI

y luego que muestre el teléfono para revisar el código IMEI en la web de Osiptel.

Con esto se verifica si el teléfono pertenece a quien lo lleva.

 

 

Fuente: RPP

.
Huachoenlinea