Mitos y leyendas Huachanas: LA LLORONA DE HUAURA

llorona

Hace mucho tiempo en Huaura, vivía una joven muy hermosa que muchos la deseaban para casarse, pero ella sólo se enamoró de un joven apuesto al que amó y aceptó casarse. Cuando los otros pretendientes se enteraron que la joven iba a casarse se enojaron de sobremanera con el novio.

La pareja de novios andaban muy enamorados y se paseaban por la calles de Huaura cogidos de las manos, demostrando su amor y felicidad, bastaba ver sus rostros de ambos. Al observar esto, los otros jóvenes se reunieron y acordaron dar muerte al novio y fijaron para tal acción el día de su boda.

El día del casamiento fue un sábado por la noche. En la puerta de la iglesia “Virgen del Carmen” había mucha gente esperando a los novios para poder acompañarlos en el día más feliz de sus vidas. Al poco rato en un carro de color plomo llegó el desafortunado novio con un traje oscuro y se ubicó en la puerta de la iglesia a esperar a su novia. Al cabo de unos minutos en un carro blanco llegó la novia, que lucía como una princesa con un vestido blanco, de los brazos de su padre, se acercó al novio para juntos ingresar a la iglesia a unir sus vidas.

En ese momento apareció un carro oscuro con varios ocupantes, a los que no se pudo reconocer y uno de ellos de un certero balazo en el pecho hirió mortalmente al novio y huyó presurosamente. El novio en la puerta de la iglesia en los brazos de su novia quedó sangrando sin vida ya, el vestido blanco quedó bañado de sangre y la novia lloraba desesperadamente sin poder entender quien pudo matar al amor de su vida. Al ver que su novio estaba en esa situación, ella fuera de sí fue corriendo al puente de Huaura y se arrojó a la correntada del río.

Los vecinos que viven cerca del lugar de los hechos creen que la novia sobrevivió, pero quedó sin memoria y se fue a vivir a una casa abandonada en Cruz Blanca y que allí tuvo a su bebé porque estaba embarazada.

Otros dicen haberla visto en las madrugadas caminar llorando por las calles de Huaura y que en sus brazos lleva a su bebé. Pero, en las noches de luna llena, ella gritando llega a la iglesia con su hijo, lugar donde le arrebataron a su novio, para vengar la muerte del ser al que amó.

Extraído del libro:»Mitos y leyendas de Huacho y distritos aledaños»

Huachoenlinea
A %d blogueros les gusta esto: