Alcaldesa de Carquin ayuda a anciana con tumor ocular.

Un verdadero drama familiar-social vive una pareja de ancianos en extrema pobreza, que moran en una humilde vivienda de adobes en la calle Industrial 455, en el distrito Caleta de Carquín. Abandonados a su suerte, por sus cuatro hijos; solo son vistos por su nieto Juan Carlos Velásquez Castro y su esposa Carmen Cabrera Rivera, que tienen dos niños.

La que más sufre es la octogenaria señora Guillermina Conde Reyes, que con mucho amor crió a sus hijos, y que hoy llora su triste destino al verse prácticamente abandonada por los seres a los que les dio la vida; además de sufrir una grave enfermedad visual, tiene un enorme tumor en el ojo izquierdo y cataratas en el ojo derecho, lo que no le permite ver, desplazándose a duras penas apoyada en un bastón dentro de su domicilio.
Su esposo, Hilario Castro Toledo, es un expescador artesanal, que tiene la mirada perdida, sin ver lo que acontece a su alrede-dor. Permanece callado, se le nota triste, como si se diera cuenta de lo que sufre su amada esposa y no poder hacer nada para ali-viar su sufrimiento. Hace unos meses sufrió un desvanecimiento y los médicos le han diagnosticado la enfermedad propia de la vejez, el temible alzheimer, óse,ala pérdida de la memoria.
El único sostén de esta familia durante mucho tiempo ha sido su nieto Juan Velásquez, que se dedica a la pesca de consumo y tiene que redoblar esfuerzos para la mantención de los seis integrantes de la familia.
Hace unos años le salió un “chupito” en el ojo izquierdo a la anciana, que le fue creciendo siendo operada Guillerma Conde en una clínica local, que le cobró 8 mil soles por la intervención y no sirvió de nada, ya que su mal se fue extendiendo, hasta transformarse en un tumor maligno, que hoy le cuelga de su cuenca ocular. A pesar de haberse tratado en el INO (Instituto nacional del Ojo), no ha podido revertirse su mal.
AYUDA SOCIAL
La alcaldesa de Caleta de Carquín, Mirtha Bazalar López, al tener conocimiento de este drama social por intermedio de una vecina, se dirigió la mañana de ayer hasta el domicilio de esta familia, llevándoles la oportuna ayuda económica, al igual que víveres, colchas y utensilios para el hogar. Además, la autoridad municipal que se mostró conmovida al ver la situación en la que vive la anciana y su estado, se comprometió a apoyarla en todo lo que fuera necesario para su atención médica y posterior operación al tumor ocular, y seguir entregándole a su familia víveres para su manutención. A la vez que solicitó a la comunidad de su distrito a comprometerse en brindar su solidaridad para apoyar a esta anciana, que seguramente refleja el drama que se vive en miles de hogares de nuestro país.

Muy agradecida Guillermina Conde, se limitó a tomar la mano de la burgomaestre y se la estrechó intensamente, como un enfermo se aferra a la vida. Fue una escena que conmovió a todos los presentes.

Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: