Este lunes 5 de marzo la fiscal María del Rosario Lozada reiniciará tras sus vacaciones la investigación de la desaparición y muerte del estudiante Ciro Castillo Rojo en el valle del Colca. Como primera medida, la defensa de la familia del joven presentará un informe físico matemático que busca demostrar que el universitario fue asesinado.

El informe, realizado por el catedrático de la Universidad Pedro Ruiz Gallo de Chiclayo Melchor Siesquén Sandoval indica que las heridas halladas en el cadáver de Ciro en el lugar donde fue descubierto no corresponden a una caída de 1.000 metros. De esta manera, dan a entender que el cuerpo fue colocado ahí por un tercero.

Según informó el diario “Perú.21”, las estimaciones de Siesquén indican que la velocidad de la caída del cuerpo del estudiante fue de 504 kilómetros por horas. Afirmó que si realmente el ex enamorado de Rosario Ponce cayó con esa rapidez, el impacto contra las rocas le habría destrozado los huesos.

El especialista explicó, además, que cuando un cuerpo cae por un barranco de 1.000 metros, la velocidad en la que rueda aumenta y al momento de detenerse queda con los brazos y los pies abiertos. Es decir, no en la posición en la que fue encontrado el cuerpo de Ciro: con la cabeza y el cuerpo encogidos.

“LO ASESINARON Y PUSIERON AHÍ”
El abogado de la familia Castillo Rojo, Juan de Dios Medina, indicó que el estudio físico probaría la hipótesis de asesinato que sostiene el padre del estudiante, el doctor Ciro Castillo Rojo Salas.

“Probaría que terceras personas lo habrían matado y habrían colocado su cuerpo en la zona donde fue hallado”, agregó.

El Comercio

Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: