Al menos 357 reos fallecieron hoy en la cárcel de Comayagua, a 100 kilómetros al norte de la capital de Honduras, Tegucigalpa, tras desatarse un incendio en las primeras horas del día por causas que aún se desconocen, confirmó una fuente de la Fiscalía General del país centroamericano. La mayoría fallecieron quemados y asfixiados por llamas y el humo.

El vocero de la policía nacional Héctor Iván Mejía dijo a las cadenas radiales que en el penal se encontraban detenidos 820 presos, de los cuales unos 500 se encuentran en un lugar seguro, mientras más de 300 fallecieron, decenas fueron trasladados a centros hospitalarios y el resto se fugó.

Los hospitales de la capital Tegucigalpa se encuentran colapsados por la asistencia de los reos quemados.

Ante la presencia masiva de los familiares de los reos alrededor de la cárcel, el ministro Bonilla indicó: “tengan un poco de paciencia, yo sé que no es fácil cuando se tiene dolor, pero necesitamos identificar los cuerpos antes de entregarlos”.

Sin embargo, los familiares mantienen un virtual amotinamiento con el fin que les permitan llegar al interior de la cárcel y poder identificar a los suyos.

Debido a la falta de electricidad, los bomberos tuvieron que iluminarse con focos para apagar las llamas e igual hicieron los policías y socorristas para auxiliar a las víctimas.

 

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *