La ley garantiza el derecho de los alumnos y padres de familia de adquirir y utilizar textos de segundo uso.
Las instituciones educativas públicas y privadas de todos los niveles estarían prohibidas de obligar a alumnos y padres de familia a adquirir textos escolares necesariamente nuevos o de primer uso o que estén diseñados para un solo uso.

El objetivo es terminar con la cadena de corrupción que se ha formado en torno a la exigencia de textos escolares nuevos cada año, perjudicando la economía de los padres de familia y favoreciendo a empresas editoriales.

Así determinó, en la sesión del martes 13, la Comisión de Defensa del Consumidor, al aprobar por unanimidad el Proyecto de Ley 369/2011 de iniciativa del legislador José Luna Vargas (SN).

Y a la vez promueve en instituciones educativas el intercambio de materiales, fomentando los bancos de libros como se hace en otros países y como se hacía antes en nuestro país, explicó el legislador Jaime Delgado (NGP), presidente de la comisión.

El mismo criterio regirá para los centros educativos nacionales que hasta la fecha tenían la política de entregar libros a los alumnos anualmente y no recogerlos para un segundo uso.

El Ministerio de Educación establecerá los criterios e indicadores de calidad de los textos escolares que utilizarán las instituciones de gestión privada, en los procesos de selección y adquisición de material educativo y las Unidades de Gestión Educativa (UGEL) supervisarán su cumplimiento.

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*