Hoy se cumplen 19 años de la desaparición y asesinato cometido contra el periodista huachano Pedro Yauri Bustamante a manos del grupo paramilitar Colina.

Desde el 24 de Junio del año 1992 en que desapareció hasta la fecha, el padre de Pedro, don Anastasio Yauri, sus hijas y hermanos, no se cansan de reclamar ante las autoridades para que de una vez por todas se sepa donde están los restos del desaparecido hombre de prensa.

Otra deuda que tiene el Estado Peruano con los deudos de Yauri, es que a la fecha tampoco se ha hecho ninguna repración civil a la familia, señaló su hermana.

TRISTE HISTORIA

En la madrugada del 24 de junio de 1992, un grupo de seis o siete hombres, la mayoría vestidos con ropa de comando que se identificaron como miembros de la DINCOTE (División contra el Terrorismo de la Policía Técnica de la Policía Nacional del Perú), ingresaron al local del Club Social “Casino Huacho”, ubicado en el pasaje Sáenz Peña No 261, Huacho. Luego de amenazar a los vigilantes con sus armas de fuego, procedieron a revisar todos los ambientes del local. Luego pasaron al techo de la casa colindante, en donde habitaba Yauri Bustamante con su familia.

A las 2:00 a.m., seis de los que habían ingresado en el club entraron violentamente al domicilio del periodista, situado en el pasaje Sáenz Peña No 279, distrito y provincia de Huacho, departamento de Lima. Los uniformados amarraron al señor Anastacio Yauri Leandro, padre de la víctima, y procedieron a taparle la cabeza mientras simultáneamente le golpeaban con sus armas. Al mismo tiempo, Pedro Yauri Bustamante fue atado, vendado y conducido hasta la camioneta marca Nissan, color guinda, doble cabina en que se desplazaban los policías y que había sido estacionada frente al club. Seguidamente, el vehículo partió con rumbo desconocido.

Ese mismo día, también en la madrugada, unos kilómetros al norte de Huacho, eran secuestrados seis integrantes de la familia Ventocilla. Sus cadáveres aparecerían al día siguiente con huellas de tortura, cortados y abaleados. En cambio Pedro Yauri nunca apareció.

De acuerdo con los testigos del secuestro, cinco de los hombres que ingresaron al domicilio de la víctima estaban uniformados, llevaban boinas y abrigos verdes. El otro estaba vestido de civil y llevaba el rostro cubierto con un pasamontañas. Todos eran altos, corpulentos y estaban armados con metralletas.
Revelaciones posteriores efectuadas por ex-integrantes del destacamento Colina han permitido establecer que los captores del periodista eran miembros de esa siniestra organización.

El ex agente dl grupo Colina, Julio Chuqui testificó que Yauri fue trasladado a la playa Hornillos en una camioneta conducida por el mayor EP (r) Carlos Pichingue. En la playa, Pichingue entregó al periodista a Martin Rivas, jefe operativo del grupo, quien lo interrogó respecto a sus presuntas vinculaciones con el MRTA. Le pedía nombres y direcciones, pero Yauri se negaba a contestarle. Martin Rivas ordenó golpear al periodista y hasta lo obligó a cavar su propia tumba. “Martin se reía”, declaró Chuqui.

Yauri, ensangrentado, insistió en que sólo era un periodista y esto enfadó aún más a Martin Rivas. “¡Se va!”, recuerda Chuqui que ordenó el jefe de Colina. Lo que sucedió luego lo contó, inicios de febrero, el ex agente Jorge Ortiz, ‘Tamalón’, durante el juicio a Fujimori. “Chuqui quería que lo mate, pero como yo tenía una ametralladora G3, me negué. Entonces, mortificado, Chuqui le disparó una ráfaga y me dio su arma. Le hice dos disparos más”, sostuvo.

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*