La Oficina de Normalización Previsional- ONP, en los últimos años viene haciendo frente a las mafias organizadas de tramitadores, quienes engañan a los pensionistas y asegurados al SNP creándoles falsas expectativas, con la finalidad de cobrarles altas sumas de dinero.

En esta oportunidad se ha detectado una nueva modalidad de estafa, la cual consiste en que el pensionista o asegurado recibe una llamada telefónica de un supuesto “trabajador de la ONP” quien lo invita a un agasajo especial, en una dirección determinada (Por ejemplo: Jr. Faustino Sánchez Carrión N° 471, Jesús María, Lima).

Se ha detectado que la finalidad de este modus operandi sería hacer acudir a los adultos mayores a una oficina, donde son recibidos por tramitadores, quienes les ofrecen sus servicios como “asesores previsionales”, para tramitarles una pensión más alta o resolver un trámite administrativo en menos tiempo. A cambio de estos “trabajos”, los estafadores comprometen a los asegurados o pensionistas a pagar fuertes sumas de dinero mediante la firma de abusivos contratos.

Pero el daño no queda allí. En muchos de estos casos inducen a los asegurados a presentar documentación falsa o adulterada, haciéndoles incurrir en delitos contra la fe pública y otros. Como ya se sabe, los perjudicados son los adultos mayores que no solo realizan pagos indebidos a estos tramitadores, sino que terminan involucrados como presuntos autores de delitos perseguibles de oficio.

Por ello, se reitera a la ciudadanía en general que la ONP no realiza llamadas telefónicas invitando a “eventos especiales” ni tampoco pide que se realicen depósitos en cuentas bancarias con la finalidad de otorgar beneficios, como pensiones o devengados. Son muchos los casos que se presentan de personas que han sido sorprendidas por estos sujetos inescrupulosos, cuyo objetivo es lucrar a costa de las necesidades ajenas.

Se reitera a la ciudadanía en general que todo trámite ante la ONP es gratuito. No se dejen sorprender por los “tramitadores” o “asesores previsionales” que terminan falsificando documentos para solicitar una pensión y que finalmente perjudican la situación jurídica de la persona de la tercera edad, al exponerla irresponsablemente a un delito en agravio del Estado.

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*