En un desierto de escombros ha quedado el sector Primero de Mayo donde el último lunes ocurriera un dantesco incendio.

A pesar de la “caravana política” de brindar apoyo a las familias, nada puede resarcir ese inmenso dolor que sufre estas familias que lo han perdido todo.

Se conoció que para el día de mañana serán las exequias del menor Diroy Rubio Espinoza de tres años de edad, quien murió calcinado en medio de las bolas de llamas que alcanzaron los 5 metros de altura.

Sus padres Leoncio y Jesica no pueden contener el dolor de perder a su criatura.

Ellos han pedido trabajo para ayudar a sus hijos y poder resarcir ese dolor que los embarga por la pérdida irreparable de su menor hijo.

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*