No termina su martirio. A la saladera que les trae su estadio de “local”, el Segundo Aranda de Huacho, a Total Chalaco se le suma las acciones perjudiciales que, cree su técnico Wilmar Valencia, cometen los árbitros contra su equipo.

“Mi gran sueño es que si me toca ganar, empatar o perder, sea por acciones de mis jugadores, no por protagonismos e injusticias de los árbitros”, sentenció Valencia.

El técnico del “León porteño” estaba fastidiado porque su equipo cayó ante Aurich (2-1) y el árbitro Mario Espichán no cobró un penal que pudo darle el empate al Chalaco.

“Mi molestia fue porque hubo una injusticia grande con nosotros. No se nos cobró un penal claro, las acciones fueron las mismas que con el penal de Aurich, pero los criterios totalmente distintos. Siempre nos roban los puntos”, sostuvo “Bam Bam”.

El Bocon.

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*