Una grave denuncia han formulado los pobladores del sector de Peralvillo, distrito de Hualmay (Huaura), en contra del Obispado de la Diócesis de Huacho que preside Monseñor Antonio Santarsiero Rosas a quien acusan de querer apropiarse ilícitamente de un terreno donde hasta hace poco funcionaba el comedor popular, y en las noches servía para las reuniones de los integrantes de seguridad ciudadana.

Al respecto el dirigente Juan Osorio, con documentación en mano, señaló que en un principio los comuneros de la Asociación pro vivienda Peralvillo compran el terreno a la Beneficencia Pública en el año 1978, después se acuerda la venta del terreno al Comité de Damas para construir un local comunal y una escuelita.

“Por motivos ajenos a nuestra voluntad no se cristaliza el proyecto, años después empezó a funcionar un Pronoei, luego pasa a manos de la comunidad porque el Comité de Damas ya no existe, ahora el local venía siendo utilizado para nuestras reuniones de coordinación de las juntas vecinales y ahora no tenemos donde reunirnos”, lamentó el dirigente local.

Fraguaron Documento
“A pesar que nos registramos como propietarios desde el año 1978, el sacerdote Luigi Fallela encargado de la Parroquia de Cruz Blanca, apoyado por algunas personas, fraguaron la escritura pública en la que no se nos nombraron como propietarios, siendo totalmente cuestionable desde todo punto de vista, sin ajustarse a la verdad, porque hicieron firmar a los pobladores de manera sorpresiva en una hoja en blanco, lo cual no sigue las reglas del marco legal, y según estos dos documentos fraguados monseñor aduce ser el legítimo propietario”,
afirmó.

Construcción
«Con cuotas de los pobladores construimos el local comunal y estamos pagando el mantenimiento como luz agua y obligaciones tributarias, sin embargo al Diócesis no ha pagado ningún tributo en este inmueble que nos costó 38 mil soles, siendo un área de 331 metros cuadrados».

Estamos indignados porque el señor Santarsiero con un actitud prepotente y de manera abusiva han atropellado nuestro derechos destruyendo con maquinaria pesada nuestro local de material noble con muebles, quitándonos lo que por derecho nos pertenece», refieren los denunciantes.

«En un primer momento como ciudadanos responsable teníamos la sana intención de conversar con monseñor para solucionar el problema, sin embargo, nos hace esperar varias horas y no nos recibió excepto un día nos atendió el Vicario, pero no es la persona indicada y no llegamos a ninguna solución; motivo por el cual hemos acordado con los demás dirigentes denunciar estos hechos ante la Comisaria de Cruz Blanca y lo vamos a hacer ante las instancias judiciales, porque es nuestra propiedad, esperamos adquirir una medida para nuestro legítimo amparo», puntualizó el dirigente.

Por su parte las pobladoras Pilar Maldonado y Fabiola Serpa también se unieron a las críticas del dirigente contra monseñor por supuestamente utilizar documentación falsa para apropiarse del este terreno del local comunal, “incluso se presento un testigo de nombre Luis Alvares, manifestó que fue sorprendido en su momento por el párroco Fallela de Cruz Blanca”, manifestaron mortificadas.

 

Fuente: Ecos Huacho

.
Huachoenlinea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*