El Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, ha sido uno de los protagonistas de la semana. El lunes, el vocero fujimorista, Daniel Salaverry, presentó una denuncia constitucional en su contra para destituirlo por supuestamente no investigar a las empresas socias de Odebrecht. Fuerza Popular apoyó la medida, que se dio en la misma semana del interrogatorio de un grupo de fiscales peruanos al ex CEO de la constructora brasileña sobre su lideresa, Keiko Fujimori. Para el jefe del Ministerio Público (MP), esto no es casualidad.

“Demasiada coincidencia. Uno más uno es dos. No somos tontos”, dijo Sánchez al ser consultado sobre esta cercanía en una entrevista con el diario La República publicada este sábado. “Ya se habían escuchado algunas opiniones bastante negativas con relación al trabajo del Ministerio Público, lo que culmina con la denuncia”, agregó. “Quizás algunas decisiones nuestras no han gustado a algunas personas y una forma de reaccionar ha sido hacer una denuncia contra el jefe de la institución, que lo que hace es solo cumplir con su trabajo”.

Siguiendo órdenes. “Yo presumo que es así. ¿Qué otra cosa se puede pensar? Él presenta la denuncia y tiene el respaldo de toda la bancada”, dijo Sánchez cuando le preguntaron si la denuncia de Salaverry fue una orden de Fujimori. El legislador ha negado esta vinculación. La excandidata presidencial tiene cuatro investigaciones en el MP, al menos una de las cuales es bajo la Ley del Crimen Organizado. Ella ha acusado a un sector de la Fiscalía de estar en su contra y sobre Sánchez, dijo este viernes que la acusación es “por hacerse de la ‘vista gorda’ y no investigar a Graña y Montero”, empresa que fue socia de Odebrecht en Perú.

Pablo Sánchez es Fiscal de la Nación desde el 2015, tras la suspensión y posterior destitución de Carlos Ramos Heredia. Según contó en esta entrevista, comenzó como oficinista en el Ministerio Público hace 36 años.
Para Sánchez, “se quiere afectar el trabajo institucional de la Fiscalía”. “Se está cuestionando el trabajo del Ministerio Público y nuestra institución es rectora en temas de investigación penal”. A nivel de toda la institución que dirige, el magistrado cree que “los efectos expansivos de esta denuncia son bastante negativos para todos los fiscales porque si una persona de un partido político que tiene fuerza en el país es investigada, le puede decir al fiscal: ‘mira lo que le ha pasado a tu jefe’. Y así puede presionar indirectamente cualquier investigación”.

Se defenderá. A nivel personal, contó que se está asesorando en su defensa y aseguró que no se va a quedar callado. “Yo me voy a defender porque se trata de una imputación que no tiene sustento y caerá por su propio peso. No solo lo digo yo, sino muchos juristas especializados en la materia. Esperamos que la Comisión Permanente entre en razón y decida archivar el caso por falta de sustento”.

Sánchez fue respaldado por la Junta de Fiscales Supremos e organizaciones civiles como Transparencia. El presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, y la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, pidieron respeto a la independencia de poderes. En medio de la turbulencia, sin embargo, el fiscal asegura que su institución “va a seguir trabajando como hasta ahora. Investigando a los que cometen delito, caiga quien caiga. Nadie tiene corona. No somos simpatizantes de ningún partido político”.

RPP

Ricardo QuichizActualidadLocalesNacionalespoliticafiscal,Fujimori,Keiko,peru
El Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, ha sido uno de los protagonistas de la semana. El lunes, el vocero fujimorista, Daniel Salaverry, presentó una denuncia constitucional en su contra para destituirlo por supuestamente no investigar a las empresas socias de Odebrecht. Fuerza Popular apoyó la medida, que se...