huaura

En la Villa Carrión de Velasco dos muchachos traviesos Pablo y Gerardo eran hijos de Publio , herrero de Huaura cuya casa taller colindaba con el templo de San Francisco, joya colonial en el estado de abandono.

En él se tejían leyendas como túneles y tesoros escondidos; Pedro contó que cierta vez un desconocido merodeaba por los alrededores del templo en forma sospechosa . Una noche lo vieron ingresar en forma fortuita .Los germanos treparon a lo alto de la bóveda y de allí observaron al que había entrado. El hombre sacando de un derrotero empozo a marcar el piso , tomando como al punto de partida al Altar mayor . Midió unos pasos al norte y luego al este haciendo sonar la losa con una baqueta.

Esto intrigo a los muchachos , quienes tomaron piedrecillas del techo y cada vez que el hombre daba un golpe comenzaron a lanzarlas por detrás del altar mayor.Al rodear chirriando por entre la reseca madera, las piedrecillas producían unos ruidos lúgubres . La soledad del templo las velas encendidas oscilando al viento, que apenas alumbraban, llenaron al terror al buscador de tesoro.

El hombre miró a todas direcciones y al estar nuevamente todos en silencio volvió a medir. Disponiéndose a dar un certero golpe con la baqueta cuando sonó otro vez el chirrido lúgubre ; paralizado trato de ubicarse de donde venia el golpe , miro por todas partes hasta que el sonido ceso nuevamente levantando la baqueta y lanzo un fuerte golpe un fuerte golpe en el piso.Al instante sintió un quejido que venia del altar mayor.Despavorido abandono el lugar . Tiempo después, al comprobar que el desconocido que buscaba el tesoro no regreso, decidieron explorar el templo por su cuenta. Empezaron a cavar donde el desconocido lo había marcado . Al comprobar que sonaba a hueco levantaron cuidadosamente los losetas encontraron un segundo piso. A un metro de profundidad dieron con una capilla de ladrillo, aquí esta el tesoro pensaron los muchachos, dentro había un cofre con un fuerte candado y ya caía la noche.

Suspendieron todo hasta el día siguiente , no pudieron dormir con solo pensar que había adentro del cofre . Preguntaron a un viejo como era para sacar el tesoro y les dijo que el alma de la persona que había enterrado el tesoro lo custodiaba, si llevaban ambición el lo cambia de lugar o lo transforma en lo contrario de lo que deseas , busquen la lagaña del perro negro y ponganselo en los ojos, lleven una cajetilla de cigarro y unas botellas de ron , dejenlo a un lado del paso y el anima vera que son buena gente y les dejara llevárselo. Para prevenir del antimonio lleven un cuchillo de plata , un pañuelo de seda y un animal para que absorba el gas,también maten al animal pero si es chico no hay necesidad que morirá con el gas.

Al día siguiente sin conseguir el cuchillo de plata , ni el pañuelo de seda llevaron un gato que maullaba lastimosamente con un pañuelo empapado de vinagre . Ingresaron a la iglesia pusieron el candil encima del baúl de calicanto. A distancia con las pinzas y a la fuerza de palancas, comenzaron a forzar el candado.

La emoción conforme avanza el trabajo , iba en aumento siendo mayor que cuando salto el viejo candado . Transpirando se secaban con toallas y una vieja frazada , dejando al descubierto el ansiado cofre , con un largo gancho lo jalaron , mientras Pedro levantaba la tapa a distancia, Genaro había la boca del costal para que escapara el gato , al caer esta con fuerza hacia atrás levanto una nube de polvo amarillo, aturdiendo a los muchachos. El gato al salir disparado se do con el polvo que lo aturdió y freno encontrándose cara a cara con una calavera.

Volteando para escapar para otro lado confundió a los muchachos arropados como fantasmas, haciendo arabesco en el aire, se habré caminando maullando de terror. Al suspenso se agregó la oscuridad al apagarse el candil y los traviesos muchachos salieron disparados del templo detrás del gato. El baúl de Caricanto era una tumba, el  cofre una pequeña casa con escudo de la condesa Monte Blanco, con una criatura vestida de color celeste.

http://www.huachoenlinea.com/wp-content/uploads/2017/03/huaura.jpghttp://www.huachoenlinea.com/wp-content/uploads/2017/03/huaura-150x150.jpghuachoenlineaCulturaHistoriaHistorias,Huacho,huacho en linea,Mitos y leyendas
En la Villa Carrión de Velasco dos muchachos traviesos Pablo y Gerardo eran hijos de Publio , herrero de Huaura cuya casa taller colindaba con el templo de San Francisco, joya colonial en el estado de abandono. En él se tejían leyendas como túneles y tesoros escondidos; Pedro contó que...