Andahuasi es un polvorín

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El pedido realizado desde hace varios meses por los trabajadores de la azucarera Andahuasi para que se resuelva la situación legal que atraviesa la empresa -desde que los grupos Bustamante y Wong se disputan el control de la azucarera- parece no ser escuchado por las autoridades judiciales, puesto que una orden de desalojo en perjuicio de los empleados desataría una batalla campal en defensa de lo que los pobladores consideran suyo, advirtió el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Andahuasi, Filadelfo Coca.

“Esta orden judicial no puede llevarse a cabo sin considerar el enorme costo social que puede ocasionar esta medida arbitraria”, señaló Coca, al mismo tiempo que consideraba que en esta zona de Lima podría producirse hechos violentos como los ocurridos en Bagua hace un año. El dirigente asegura que esta nueva orden de desalojo responde a malos manejos realizados por el grupo Wong –de los hermanos Efraín y Erasmo Wong, propietarios de la azucarera Paramonga- a fin de no sólo administrar la azucarera, sino también, legalizar la venta irregular de 50 millones de acciones, lo que consideran una estafa llevada a cabo por Eduardo Núñez Cámara y Enrique Rivas Urteaga, ex funcionarios de la azucarera. “Wong se hizo irregularmente dueño del total del 33% de acciones de la azucarera cuyos propietarios eran los trabajadores y estamos luchando en la vía judicial para que se anule esa venta y nos devuelvan las acciones”, sostiene Coca.

Juez cuestionado
Wilder Ruiz, presidente del directorio de Andahuasi, afirma que ya se probó en el Poder judicial la venta ilícita de las acciones de los trabajadores y acusa al juez Carlos Fidel Humala Trigoso de no imponer justicia pues según dice “nos quiere desalojar a cualquier precio”.

Ruiz junto a los representantes de la Azucarera Andahuasi llegaron ayer hasta la sede del ministerio del Interior para reunirse con el ministro Octavio Salazar a fin de entregarle documentación del caso que constate que los trabajadores no han usurpado el terreno y que por el contrario han sido afectados por decisiones judiciales manejadas por el grupo Wong. En el ministerio del Interior fueron atendidos por funcionarios de la institución mientras que en el Congreso de la republica, también dejaron misma información de este caso al congresista Guido Lombardi, presidente de la comisión que investigó los luctuosos sucesos ocurridos en Bagua. “Hago un llamado a los que administran justicia para que al final no nos enfrenten con la policía…estamos luchando para que se conozca la verdad”, señaló Ruiz.

Debido a la inestable situación que atraviesa la empresa azucarera, alrededor de mil 800 trabajadores se encuentran impagos desde hace dos meses ya que existe una orden de incautación total de los productos de la azucarera de 12,000 hectáreas, la más importante del norte chico. Los trabajadores acordaron con la actual directiva aceptar sacos de azúcar a fin de venderlos y de esa manera solventar sus gastos, sin embargo cuando intentan vender esta mercadería en el mercado de Huaura son impedidos de hacerlo por la policía y por personal del ministerio Público debido a la orden de incautación solicitada por los Wong. “Desde enero hemos presentado un convenio al ministerio de Trabajo y ellos se rehúsan a registrarlo porque quieren que primero resolvamos el asunto judicial y recién, después de eso verán el problema de los trabajadores”, cuestiona el dirigente de Andahuasi.

Van dos muertos a cuestas
El conflicto que atraviesa desde hace más de un año el pueblo de Andahuasi no sólo afecta a los trabajadores de la azucarera sino también a los familiares de estos empleados quienes habitan desde hace más de 40 años esta zona. Por ello, los trabajadores y cerca de 5 mil pobladores aseguran que defenderán sus tierras y su única fuente de subsistencia hasta el final.

En octubre del año pasado el juez de la Corte Superior de Justicia de Huaura, Leoncio Bolaños, suspendió una primera medida de desalojo, por carecer de garantías por parte del grupo que había tomado el control de la empresa Andahuasi. El enfrentamiento entre los trabajadores y el grupo Wong ha dejado dos víctimas mortales. El trabajador Julián Chacón falleció en mayo de 2009 durante un violento enfrentamiento, mientras que Segundo Ruiz Saldaña (41) murió en octubre del mismo año, producto de un paro respiratorio a causa de la bala que le atravesó el estómago.

La Primera.

Share.

About Author

Comments

Leave A Reply